|

LAS RIQUEZAS DEL MAR ARGENTINO

En esta porción suroccidental del Atlántico suceden fenómenos físicos y marinos únicos que la vuelven una de las zonas más prósperas del océano global.

La abundancia pesquera y la biodiversidad que son la marca distintiva del Mar Argentino no son un fenómeno casual. En su plataforma marina ocurren complejos fenómenos biológicos y ambientales, cuyos efectos llegarían al océano Índico.

Y es que la mayor riqueza del Mar Argentino es su fitoplancton. Este conjunto de algas microscópicas no sólo es el primer eslabón de la cadena alimentaria y por lo tanto la base de la vida marina, sino que además contribuye en gran medida a la mitigación de efectos del cambio climático.

“Explosión de vida”, llama Alberto Piola, investigador principal del CONICET y director de investigaciones del departamento de oceanografía del Servicio de Hidrografía Naval (SHN), a este florecimiento de plancton que se origina al borde de la plataforma marina argentina.

Este fenómeno se debe a la Corriente de Malvinas, que tiene un caudal equivalente al de 200 ríos Amazonas y se cuenta entre las más poderosas del océano global.

Esta corriente nace en la zona sub-antártica y se dirige al norte por el borde de la plataforma continental argentina, a varios cientos de kilómetros de la costa. Discurre por la zona de las Islas Malvinas y llega a la altura de la provincia de Buenos Aires. Desde allí se interna en el Atlántico desde donde la circulación continúa hacia el este hasta el océano Índico.

En su trayecto por el borde de la plataforma, la corriente de Malvinas va “fertilizando” el agua. Debido a la diferencia de profundidad que hay entre la plataforma – aproximadamente 200 metros – y el océano profundo – que supera los 4 mil – el paso del agua crea turbulencia y revuelve las capas inferiores de agua y sedimentos.

Plancton: la base de la cadena alimentaria

Para desarrollarse, el fitoplancton necesita luz y nutrientes. “El problema básico del mar es que los nutrientes están en el fondo y la luz está en la superficie”, asegura Andrés Rivas, investigador independiente del CONICET en el Centro Nacional Patagónico (CENPAT).

“Ese ascenso de los nutrientes desde las capas profundas, donde se acumularon porque no llega la luz para que el fitoplancton lo use, fertiliza el agua superficial”, explica Piola.

Este mecanismo de fertilización, conocido como upwelling, fue descripto por dos investigadores argentinos, Ricardo Matano, profesor del Oregon State University, Estados Unidos, y Elbio Palma, investigador independiente del CONICET y profesor asociado de la Universidad del Sur, y explica porqué el Mar Argentino es una de las principales áreas pesqueras del mundo. El fenómeno es potenciado por la buena exposición solar que tiene el mar y lleva a que en primavera y verano florezca el plancton.

Esta zona, en el borde de la plataforma, es la más rica del mar. De acuerdo con un estudio publicado en 2006 por Rivas, 24 por ciento de la producción marina se concentra en un 15 por ciento de la superficie.

“Toda la vida depende de esa producción orgánica”, comenta Rubén Negri, investigador del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP). De acuerdo con Negri, el fitoplancton es responsable de la mitad de la producción primaria mundial de materia orgánica y, además, el primer eslabón de la cadena alimentaria.

Mar y cambio climático

Pero además de su potencial como generador de riqueza pesquera, el fitoplancton del Mar Argentino es un importante capturador de dióxido de carbono (CO2), uno de los principales gases de efecto invernadero.

Las algas son esencialmente plantas marinas, y realizan un proceso fotosintético similar a los vegetales terrestres: capturan el dióxido de carbono disuelto en el agua, promoviendo la absorción de gas que está en el aire, y lo convierten en oxígeno. Se estima que son responsables de aproximadamente el 50 por ciento de todo el oxígeno producido en el planeta.

Pero además ciertas especies de plancton, llamados cocolitofóridos, abundantes en la zona de la plataforma, captan CO2 por dos vías diferentes. Sus células tienen una cubierta formada por pequeñas placas de carbonato de calcio, entonces “no solamente toman dióxido de carbono por su capacidad fotosintética sino también utilizan parte de ese carbono para la elaboración de sus placas calcáreas”, asegura Negri.

La captura de dióxido de carbono ayuda a mitigar los efectos del cambio climático y este mar almacena aproximadamente la misma cantidad de CO2 que se produce anualmente en Argentina por actividades de uso residencial (17 Teragramos/año).

Fuente: Conicet.

Short URL: http://argentinosencasa.com/?p=4454

Posted by admin on jun 8 2012. Filed under Turismo. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

facebook comments:

You must be logged in to post a comment Login